Mini PCLos Mini Pc son ordenadores con las mismas funciones y potencia que los equipos de sobremesa tradicionales, pero ocupan mucho menos espacio, y cuestan menos dinero. Vamos a ver sus ventajas. También veremos cómo los inconvenientes no son tantos como pudiera parecer. Empezamos.

Mini PC: no es lo mismo que TV Box

Una TV Box es un aparato de pequeño tamaño y de costo bastante reducido, que nos permite utilizar nuestro televisor para navegar por internet, y conectarnos a plataformas de entretenimiento como Netflix, HBO, u otras. Suelen funcionar con sistema operativo Android, permiten conexión vía Wifi y Bluetooth, y disponen de algunos puertos para conectar dispositivos USB o tarjetas de memoria. Llevan un mando a distancia.

No tienen disco duro, aunque pueden conectarse discos externos. Usan procesadores de baja potencia pero suficientes para el uso que se ha descrito. Hay muchos modelos, y su rango de precios oscila entre los 20 y los 100 euros. Al ser dispositivos Android, permiten instalar aplicaciones desde la tienda (Google Play Store) de forma parecida a como lo hariamos en una tablet. Aunque pueden ser suficientes para algunos usos teocráticos, como visitar JW.org, o la Biblioteca en Línea, no podemos instalar la Watchtower Library ni usar con soltura el programa JW Library, aunque siempre hay trucos para todo, pero pronto descubriremos que no es lo ideal.

Un Mini PC, a diferencia de una TV Box, es un ordenador en todo el sentido de la palabra. Aunque tiene un tamaño asombrosamente reducido, es capaz de albergar en su interior sufiente memoria, almacenamiento y capacidad de proceso como para igualar, e incluso superar, a los equipos de sobremesa tradicionales. Suelen llevar instalado Windows 10, un disco SSD o M.2 (incluso un zócalo para un segundo disco), memoria RAM de 4, 8 o más gigas, tarjeta gráfica integrada, sonido, Wifi, Bluetooth, puertos USB y HDMI,  y conexiones para sonido e incluso para videoconferencia.

Ventajas e inconvenientes del Mini PC

La principal ventaja es el tamaño y el peso. Son fáciles de transportar y apenas ocupan espacio. Muchos disponen de soporte VESA, que permite atornillarlos a la parte trasera del televisor, que hace las veces de monitor. Esto permite no tener cables a la vista.

Otra importante ventaja es su precio. Su rango de precios medio está entre los 100 y los 300 euros, aunque también hay modelos mucho más caros, más orientados al uso para juegos (Gaming). Esta ventaja se debe a la integración de los componentes. Podemos decir que es un «todo en uno», al que sólo hay que añadir teclado, ratón y poco más.

Al ser los sucesores naturales de las TV Box, van preparados para manejar altas resoluciones de pantalla, 4K o más, lo que permite ver películas con altísima calidad (siempre que la pantalla lo permita, claro). No hay problema para conectarles altavoces o una cámara de vídeo, para utilizar videoconferencia con Zoom, por ejemplo.

Un inconveniente que podría señalarse es el calor que acumulan, al tratarse de un espacio tan pequeño. Como es sabido, el calor es el principal enemigo de los ordenadores, e influye decisivamente en su duración. Sin embargo, esto está solucionado en gran parte de dos maneras: (1) utilizando cajas de aluminio que actúan como disipador del calor. Algunas son tan eficientes, que el Mini PC no necesita ventilador, con lo que el ruido de funcionamiento casi no existe. (2) Eligiendo bien el procesador. Hay disponibles muchos modelos con un ridículo consumo de 10W, más o menos como una bombilla LED (Los procesadores para equipos de sobremesa pueden necesitar 65W o más). Menos consumo eléctrico equivale a menos calor. Estos equipos son ideales para tenerlos muchas horas encendidos.

Para elegir bien el procesador, puedes consultar la página de PassMark. Ahí tendrás una puntuación (CPU Mark) de cada modelo que busques, e incluso puedes comparar modelos. Cualquier modelo con una puntuación de 2500 o más es suficiente para disfrutar de una agilidad que te asombrará. Por ejemplo, un Intel Celerón J4105 o el modelo J4125 superan el rango de los 3000 puntos y funcionan con una potencia de sólo 10W (Modelo Intel Gemini Lake).

Estos ordenadores son perfectamente capaces de gestionar cualquier uso teocrático. Pueden funcionar sin problemas si lo usamos para un Salon del Reino, para videoconferencia por Zoom, o para manejar las webs y programas oficiales. Al ser cajas tan pequeñas, estos ordenadores no tienen muchas posibilidades de ampliación (como instalar una tarjeta gráfica, por ejemplo). Si esto es importante para tí, y necesitas un equipo tradicional, puedes encontrar ayuda en nuestra página El dilema de elegir ordenador.